Bloom.

Bloom.

Mi novio se subió al coche. Me volteó a ver y de la nada me dijo:

.

-¿Quieres que te explique las estaciones de la Ciudad de México?

.

Me dio mucha risa y le dije “sí, por favor”.

.

-En enero tenemos un invierno moderado. Febrero y marzo es verano. En abril empieza la primavera que dura a veces hasta mediados de noviembre. Luego hay como un mes de otoño y a finales de diciembre empieza el invierno.

.

Me dio mucha risa porque es verdad.

Mi cabeza siempre se pelea con lo que pasa en la temporada y lo que, según yo, debería de estar pasando de acuerdo al calendario. Conectarse a la naturaleza es aceptar cómo se manifiestan y mueven las temporadas y tener sensibilidad a los cambios.

.

Como personas, también tenemos estaciones. Llevo alrededor de un mes en el que siento que POR FIN estoy despertando un invierno que fue muy frío. Está padre que coincide con la primavera de la ciudad.

.

Esta nueva estación me ha llenando de energía, y lo que quiero compartir es que ha sido una especie de trabajo muy sutil y una exploración con menos resistencias. Caigo en cuenta que no vale la pena ser rígida  ni luchar y batallar con lo que es y lo que hay. Sin esfuerzo, sin ir en contra de la corriente, hay que buscar caminitos que te lleven a otro lugar.

.

Tengo una confesión: desde el 2016 no hacía ejercicio. Sentía una resistencia horriiiiible y pensar en un gimnasio me daba la peor flojera y no me inspiraba nada. Tampoco ir a caminar al parque. Sin embargo, hace poco, una amiga me invitó a una finca e hicimos yoga y me empecé a despertar. Me acordé de cuando vivía en Ensenada y tomaba clases con una maestra que describía los beneficios de cada postura (“con esta torción estamos masajeando nuestros órganos”) y empecé a sentirme muy bien (el hecho de que estaba en un jardín flanqueado de lavandas ayudó bastante). Así, muy gentilmente, regresé a hacer yoga.

.

Otro día, el novio me arrastró (es que hay que ser honestas, ahí si hubo una resistencia que aguanté pues #amor) a ver un documental sobre escalar sin cuerdas ni compañeros y ME ENCANTÓ. No solo la narrativa, los paisajes, las reflexiones, el retrato de las personas… de verdad me entusiasmé por el reto, por la técnica (quéeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee, a qué hora). Así que de cumpleaños, a este señor que ahora me acompaña, le regalé un mes de pared de escalar… juntos. Es un reto para mí porque las alturas me dan miedo, pero está muy divertido. Creo que necesitaba encontrar una actividad físca que fuera más un juego que una repetición de movimientos. Por eso me gusta surfear y me choca correr. Y ahí estamos trepando y echándonos porras. Aunque escalar es difícil, se siente fácil estar intentando.

.

(Nota al margen: Fue muy chistosa nuestra inscripción porque la población del lugar es más joven. Te hacen llenar una hoja de registro en la que te preguntan tus metas -y cuál es tu seguro médico, wórales-. Y nuestras metas incluyeron frases como “ser más fuerte… recuperar la condición física” mientras que las más comunes son “subir de nivel y empezar a escalar 5.10a”. Nos dio mucha risa.)

.

En lugar de estar forzándome a comer más frutas y verduras, ahorita se me antoja comer bien. Se me antoja caminar solo por caminar. Se me antoja ver a mis amigos, platicar horas. Salir a “lugares más lejos”. Me estoy despertando temprano. Aprecio mucho estas cosas tan simples que durante tantos meses me costaban mucho trabajo. Hay una especie de florecimiento, de re-nacimiento y de transición de oscuridad a más luz en todos los sentidos. Y se siente fácil.

.

Quiero vivir esta estación en full bloom.

.

Van a empezar las lluvias pronto, por lo general empiezan en semana santa. Con las lluvias sufro mucho, la verdad. Pero mi intención es seguir este caminito sin resistencias y prepararme para disfrutarlas. Ya identifiqué que necesito un impermeable y unas botas de lluvia. Que cuando llueve se limpia el ambiente y tengo menos alergias. Que los chais reconfortan; también las velitas. Luego va a llegar el otoño (mi estación favorita) y luego invierno.

.

No sé cómo vayan a evolucionar mis estaciones internas, pero espero que las lecciones que he aprendido los últimos 10 meses me recuerden que en lugar de luchar y que las cosas, hay que encontrar cómo fluir. En lugar de querer otra cosa, quiero aceptar lo que es y lo que hay.

.

And make the most of it.

¡Puedes compartir, si quieres!


4 thoughts on “Bloom.”

  • Felicidades, que bueno que estas haciendo una vida más activa y diferente a tu rol profesional, me gusta mucho y te felicito enormemente.
    A mi me encantan los deportes extremos y eso de escalar paredes me gusta mucho, que bueno que tienes un buen compañero a tu lado que disfruta en compañía contigo..
    Respecto a las generaciones, si reconozco que es un problema eso de irse haciendo “clásico”, pues habremos algunos que nos gusta descubrir el mundo, no importa que, ademas de que la vida cada día trae cosas nuevas que antes no se habían descubierto, y pues ni modo, uno tiene que probar un poco de todo.
    Abrazo grande Cris.

    • Amiga apenas veo este comentario! NO SABÍA QUE TE GUSTAN LOS DEPORTES EXTREMOS!!!!! Si vamos a La Paz entonces tenemos que ir a escalar!!!! Gracias por estar aquí ♥️

Responder a Marisol Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.