¿Por qué escribir un blog?

¿Por qué escribir un blog?


Este es como el tercer o cuarto blog que escribo, pero es la primera vez que lo hago con tanta intención.

.

Como para mucha gente, 2018 fue un año muy difícil. Desde el inicio noté un cambio en mi energía. Cada vez tenía menos para hacer cosas, incluso las divertidas. Un día, mi novio me dijo muy amorosamente (pero muy serio) que no era normal y que él notaba el cambio. Decidí hacerme un chequeo anual… y ahí empezó todo. En esta revisión encontraron problemas en mi tiroides. Por mi edad (¿¿¿¿a qué hora casi 40????? Según yo tengo 27) también me mandaron hacer mi primera mastografía, en donde no había claridad si había “algo” o no. Me mandaron repetir la mastografía y eso no estuvo padre. Y estuvo menos padre cuando me hablaron del laboratorio para decirme que los resultados no me los podían mandar por email, que tenía que recogerlos en persona.

.

En cuanto abrí el sobre no saben lo que sentí. La interpretación decía “hallazgo con sospecha de malignidad”. Sentí miedo. No “tengo-miedo-a-volar-en-avión” (que sí), miedo tipo “si me pasa algo, ¿quién se queda con mi perro?”. Mi miedo no estaba totalmente infundado: mi mamá tuvo cáncer y su hermana murió de cáncer (ahora sé que los cánceres que ha habido en mi familia no se relacionan con cáncer de mama). Además, el cáncer de mama es la primera causa de muerte para mujeres mexicanas mayores de 25 años (y yo tengo… 27).

.

Me hicieron una biopsia y esperé los resultados. En total, fueron 3 semanas de incertidumbre y pues… miedo. Muchas preguntas y muchas ideas. ¿Soy feliz? Quiero pelo rosa. ¿Qué va a pasar con mi cuenta de banco, mis muebles, mi AFORE? Quiero vivir en el bosque. Y así.

Tuve MUCHA suerte porque los resultados fueron negativos, pero algo se fracturó en mí. Gracias al consejo de amigas, familia y mi jefa en el trabajo empecé a trabajar en mi bien-estar. A poner en orden mi tiroides, en mi energía, superar mi depresión. No fue fácil, pero empecé ir a terapia, a meditar todos los días, a estar en contacto con la naturaleza y con amigas muy cercanas, a tomar antidepresivos (esto fue lo que más trabajo me costó), a tomar vitaminas. También a analizar mi vida y tratar de definir hacia a dónde quiero ir. Han pasado varios meses y me siento mejor (sigo en terapia, sigo meditando, sigo buscando una conexión con la naturaleza). Veo 2019 como mi año de ser valiente y tratar de vivir con mucha coherencia; atreverme a hacer las cosas que me dan alegría.

.

La idea de escribir este blog es compartir todo lo que he aprendido en estos meses (y en el pasado) y me ha servido por si le es útil a alguien más. También es para explorar mi vulnerabilidad y mi valentía. Y también divertirme porque me gusta escribir y quiero dedicar tiempo a ser creativa.

Lo hago con mucho amor.

Cris

¡Puedes compartir, si quieres!


4 thoughts on “¿Por qué escribir un blog?”

Responder a Martha Rosales Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.